jueves, 3 de enero de 2013

Por veinte dólares mensuales


“Ante la sombría realidad económica en Cuba desaparecen la creatividad y la preocupación por los estudios o la superación. Se pierde el interés por el trabajo, la puntualidad y el cumplimiento o la alta productividad, al hacerse evidente que el esfuerzo y el sacrificio no van a reportarle nada a nadie.

“Martí señaló muy acertadamente: Se necesita ser próspero para ser bueno. Sin un grado mínimo de bienestar se hace extremadamente difícil ser siquiera honrado. Hay una prueba irrefutable de que esto sigue siendo válido hoy: En 1959 existían sólo catorce prisiones en toda Cuba; hoy hay varios centenares. Todas ellas están abarrotadas de “hombres nuevos” formados por “la Revolución” al ahorrativo equivalente de veinte dólares mensuales. O poco menos”.

René Gómez Manzano en Cubanet

Translate

Comparte