miércoles, 9 de enero de 2013

Las reformas migratorias y el negocio de las remesas

El reencuentro familiar, explotado por los Castro

Con la salud de Hugo Chávez en entredicho –incluso se habla de coma inducido— el subsidio venezolano al régimen de los hermanos Castro pende de un hilo. Es en estas circunstancias que se entienden mejor las reformas migratorias anunciadas por La Habana, que continúa apostándole a la emigración como fuente alternativa de divisas, teniendo en cuenta que las remesas de los cubanos radicados en el exterior representan para la economía de la Isla varios cientos de millones de dólares anuales.

Las autoridades migratorias cubanas acaban de declarar que están listas para implementar a partir del próximo lunes 14 de enero la nueva política migratoria, que se estima beneficiará incluso a un sector hasta ahora hipersensible para el régimen, como es el caso de los médicos. Mientras, se le seguirá negando el derecho a viajar a aquellos que la dictadura considere excluibles o a los opositores y disidentes tachados de “problemáticos”. La vida sigue igual, pero con un poco más de divisas. La solución sigue siendo para los cubanos cambiar las reglas del juego en un país cuyo sistema parasitario les impide la evolución y el desarrollo.

Translate

Comparte