martes, 20 de noviembre de 2012

El apartheid empresarial en Cuba

Productos BRASCUBA

El central azucarero “5 de Septiembre”, en la provincia cubana de Cienfuegos, será gestionado por la Compañía de Obras de Infraestructuras (COI), subsidiaria de la firma brasileña ODEBRECHT, una nueva concesión a Brasil en la ruleta rusa en que se ha convertido la economía en la Isla, donde todo el mundo “tira tiros” menos los propios cubanos. Hay que recordar la participación brasileña en la mega inversión que se realiza en el Puerto del Mariel (allí se construye una Zona Especial de Desarrollo Económico) o que desde hace años la empresa mixta BRASCUBA es protagónica en la exportación y producción de cigarrillos.

Como afirma el profesor Oscar Espinosa Chepe, es irónico “que Cuba tenga que recurrir a las inversiones de firmas extranjeras capitalistas para reconstruir lo que durante siglos fue la espina dorsal de su economía.  Hace ya más de 50 años que los centrales azucareros fueron confiscados a sus propietarios, y actualmente nos encontramos con que hay que recurrir a los capitalistas para reconstruir lo que fue destruido arbitrariamente por una supuesta propiedad social”.

Las políticas económicas fallidas del Estado cubano y la selección de empresarios extranjeros para desarrollar la producción mientras se les prohíbe a los nacionales invertir a gran escala en su propio país, constituyen un acto de segregación y/o discriminación. En Sudáfrica a esto se le llamaría “apartheid”. La solución consiste en desmantelar el régimen que posibilita este absurdo estado de cosas y entregar la economía a sus legítimos dueños: los cubanos.

Translate

Comparte