jueves, 17 de abril de 2014

La Habana de las favelas y el apartheid regional

Barrio marginal en La Habana
En La Habana continúa la deportación de ciudadanos cubanos de provincias. La agencia EFE reveló recientemente que desde 2006 más de veinte mil ciudadanos que residían sin permiso en la capital fueron desalojados y devueltos a sus locaciones originarias. La información fue tomada del periódico oficialista Juventud Rebelde, que puntualiza que ya en 1997 entró en vigor el Decreto Ley 217, que regula y contiene la migración a La Habana. El fenómeno, añadía Juventud Rebelde, había generado 46 asentamientos “ilegales” dispersos por los quince municipios capitalinos. Y esto solo en 2010.

miércoles, 16 de abril de 2014

Cuba no puede esperar por el gobierno

No habrá aumento de sueldos en Cuba hasta que no haya un aumento de la productividad, ha declarado recientemente Raúl Castro. “Para distribuir riqueza, primero hay que crearla”. Y es que el general acaba de descubrir el agua tibia. Como el sistema actual (socialista) es ineficiente y no promueve la creatividad ni respalda la productividad, parece que los trabajadores cubanos están condenados a la miseria por toda la eternidad.

Mientras, los generales se posesionan. La nomenklatura se posesiona. Incluso su entorno, familiares, amantes, amigos, se posesiona. Sobre el cuerpo exangüe de la nación la dirigencia ensaya pasitos de baile. Está visto que las reformas, las profundas y conceptuales, no llegarán desde arriba. Arriba montan su propia coreografía y su fiesta tiene los invitados contados.

lunes, 14 de abril de 2014

De compañero a ciudadano

Compañeros pasando trabajo en Cuba
“Es una realidad que las más de cinco décadas de régimen totalitario de los Castro les han permitido sumir al pueblo cubano en niveles de pobreza extrema y en una lastimosa crisis de valores que solo se revertirá cuando el compañero se convierta en ciudadano, recupere la esperanza y sea capaz de construir su propio futuro”, apunta Pedro Corzo en El Nuevo Herald. Y es esta conversión de compañero a ciudadano la carta que con insistencia intenta ocultarle el castrismo al pueblo cubano.
  
El intento gubernamental de hacer más eficiente la economía centralizada abriendo puertas a compañías extranjeras reconoce que la industria privada es la solución a la problemática de la miseria en Cuba. Pero para que la empresa privada tenga el impacto deseado debe ser también un derecho para los nacionales y estar acompañada de democracia, libertades y un gobierno representativo elegido por el pueblo.

viernes, 11 de abril de 2014

Cuba y el ejemplo de República Dominicana



En 2013, pudo saberse esta semana, República Dominicana logró romper por primera vez la barrera de los 1,000 millones de dólares en exportaciones en el sector agropecuario, siendo el nuevo monto recabado de 1,245 millones, “un hecho sin precedente en la historia agropecuaria del país”, según el ministro de Agricultura, Luis Ramón Rodríguez.

Mientras Cuba importa el 85% de la canasta alimentaria familiar (cerca de 2,000 millones dólares anuales) bajo un sistema económico socialista, agrícola centralizado, República Dominicana aumenta las exportaciones agrícolas a más de 1,000 millones de dólares con un sistema de libre mercado, en Estado de Derecho y democracia.

martes, 8 de abril de 2014

Aviones para los ricos de Cuba

Cubazuela
Al menos tres aviones ejecutivos de lujo ha regalado el gobernante Nicolás Maduro a los máximos dirigentes de Cuba, y Venezuela se encarga del mantenimiento de las aeronaves a pesar de que enfrenta una férrea crisis de liquidez que mantiene vacías las estanterías de los supermercados, circuló en medios de prensa este fin de semana.

Mientras que para el cubano de a pie no hay transporte, los Castros, sus familiares y en general los altos miembros del gobierno y del ejército andan en aviones de primera categoría sufragados por los venezolanos. Mientras los venezolanos no tienen ni papel sanitario, y alimentos tan esenciales como la harina o el pollo desaparecen de los anaqueles, el régimen que los oprime se da el lujo de regalarles aviones a sus amos de La Habana.

¿Diálogo para qué?


¿Diálogo? Solo un tipo de diálogo conocen los dictadores, y es con el que imparten órdenes a sus súbditos mientras permanecen sentados sobre sus lomos, como refleja esta magnífica caricatura de Garrincha.

Translate

Comparte